3 errores con la calefacción que pueden costarnos una fortuna

Alfonso SBInteresante Comments

3 errores con la calefacción que pueden costarnos una fortuna

El invierno equivale a más tiempo que pasamos en casa y las facturas de la luz se disparan.

Cada calefactor (ya sea individual o central) necesita un mantenimiento regular: limpieza y cambio de filtros anualmetne.

Pero hay tres errores muy comunes que pueden llegar a costarte más de lo que deberías pagar por mantener tu casa caliente hasta que llegue la primavera de nuevo.

Mantener las habitaciones calientes por la noche

Casi todo el mundo quiere un cálido y acogedor hogar cuando la temperatura fuera desciende a las más bajas. Sin embargo, un hogar demasiado caliente por la noche hace que te cueste más trabajo dormir y más dinero.

Cuando llegue la hora de dormir, baja el termostato o apágalo y abrígate bien con pijamas calentitos y un buen edredón.

Esto no significa que tengas que tener frío, simplemente que duermas con un pijama gordito en lugar de una camiseta de tirantes y pagando una fortuna por ello. No sólo ahorrarás energía y dinero sino que, además, podrás dormir mejor.

Un calentador no es sólo un calentador

Hay dos tipos de calentadores. Por un lado, los calefactores tales como radiadores eléctricos rellenos de aceite y calentadores de cerámica, que tardan más tiempo en calentar una habitación pero son bastante eficientes.

Por otro, los que echan aire caliente. Estos dan calor rápidamente a un pequeño espacio pero no son los más eficientes si los quieres usar a menudo.

Si eliges el equivocado para tus necesidades tu factura puede subirse por las nubes.

Menos a veces es más

Si un calefactor tarda demasiado en calentar la casa en invierno, uno más potente debe ser mejor, ¿verdad? Por lo general no. Es más inteligente comprar uno del tamaño adecuado a tu hogar y al clima.

Si instalas uno más potente de lo que necesitas tendrás que pagar mucho más al comparlo y al mantenerlo.

En lugar de utilizar el pensamiento de “cuánto más grande mejor”, pregunta a un profesional por el calefactor que mejor se adapte a tu vivienda, a su tamaño, su transferencia de calor y al clima donde vives.

La transferencia de calor hace referencia cómo se escapa el calor en invierno o entra en verano. Tu equipo de climatización debe ser lo suficientemente potente para satisfacer la demanda de los días más fríos.

La calefacción y el aire acondicionado exigen mucho de su cartera. Así que si prefieres estar cómodo y seguir ahorrando dinero, tendrás que esforzarte un poquito en este tema.

Nadie quiere estar incómodo a causa del frío o el calor para ahorrarse unos euros. Sin embargo, con el enfoque adecuado y los mejores aparatos para tus necesidades, no tendrás que hacerlo.