4 beneficios inesperados por bajar la temperatura

Alfonso SBInteresanteLeave a Comment

Bajar la temperatura de nuestro aire acondicionado puede hacer mucho más que reducir tu factura. Bajar uno o dos grados también te puede ayudar a perder peso y dormir mejor.

Si no estás listo para dar el paso radical, considera bajar la temperatura aunque sea por la noche o mientras estás fuera de casa.

Los estudios demuestran que la reducción de la temperatura durante al menos 4 horas hace que se note la diferencia.

Aquí van cinco formas en las que la reducción de temperatura puede mejorar tu vida:

Inferior a 24º: prolonga la vida de las plantas

Ayuda a tus plantas a crecer y conservarse mejor manteniendo la temperatura por debajo de los 24º.

Os vamos a ahorrar la explicación científica de por qué esto funciona pero, en resumen, lo que hace es que las plantas estén más frescas y, al estarlo, necesiten menos agua.

Esta técnica es especialmente útil si te vas de vacaciones y no tienes a nadie que te riegue las plantas. Las posibilidades de volver y que la casa esté llena de hojas sin vida son mucho menores (¡a menos tus plantas sean tropicales!)

Inferior a 21º: bajas de peso (sin ir al gimnasio)

Deja a un lado la dieta y el ejercicio porque a un nuevo secreto para perder peso en la ciudad. Si quieres bajar unos kilos deja que la temperatura de tu casa baje también.

No necesitamos que la habitación esté tan fría que resulte incómodo estar en ella sino lo suficientemente fría como para poder estar agusto con un jersey fino encima.

Así es como funciona: cuando la temperatura baja, el gasto de energía se incrementa, por lo que quemamos más calorías (unas 100 más al día)

Si implementamos esta técnica durante varias semanas, ese aumento de energía se puede traducir en un extra de 3.500 calorías quemadas, medio kilo menos sólo por bajar la temperatura.

Inferior a 18º: alarga la vida del frigorífico

Tu frigorífico y tu congelador trabajan muy duro para mantener los alimentos seguros y frescos, por lo que les vendrá bien un poco de holgura.

Cuando la casa está más fría estos electrodomésticos no tienen que trabajar tanto. De esta forma, reducir la temperatura a los 18º puede evitarte problemas de mantenimiento y darle al producto una vida útil más larga.

Eso si, nunca lo bajes más de 13º o ¡tendrás que luchar con tuberías congeladas!

Inferior a 15º: podrás dormir mejor

Si necesitas una noche de pleno descanso, baja la temperatura de tu casa a los 15º.

Esto funciona porque cuando te vas a dormir, la temperatura que tu cerebro necesita para hacerlo es menor.

Si la habitación está demasiado caliente, te resultará más difícil llegar al punto de conciliación de sueño que tu cerebro necesita.

Uno a uno: ahorra dinero en facturas

Por cada grado que disminuyas puedes hacer que tu factura disminuya un 15%.

Además, el hecho de bajar sólo durante las horas de sueño aunque sea un par de grados también te ayudará a ahorrar aún más dinero.

No sólo descansarás mejor, también te alegrarás al pagar menos cuando llegue la factura.