Java, ese gran desconocido

nvindiSin categoría Comments

La mayoría de los que poseemos ordenador, teléfono con conexión a internet y juegos, etc… en cuanto nos preguntan si tenemos instalado la aplicación Java inmediatamente decimos que sí, incluso sabemos que es necesaria si queremos ver vídeos de algunas páginas de la red o para poder divertirnos con juegos. Pero, ¿sabemos qué es realmente este gran desconocido y para qué sirve?

Como lenguaje de programación se creó en 1995 y su nombre y logotipo, la taza humeante,  está inspirado en la cafetería Java Coffe. La idea principal de este producto es que las aplicaciones en sistemas sean fáciles. Se divide applets Jaca, aplicaciones de escritorio, aplicaciones empresariales y aplicaciones para teléfonos móviles. Los objetivos principales con los que se creó java son:

En primer lugar usar el paradigma de la programación orientada a objetos. Segundo: permitir la ejecución de un mismo programa en múltiples sistemas operativos. Tercero: incluir por defecto el soporte para trabajo en red. Cuarto: ser diseñado para ejecutar código en sistemas remotos de forma segura. Quinto: ser fácil de usar y tomar lo mejor de otros lenguajes orientados a objetos.

La compatibilidad de las aplicaciones Java con diferentes hardwards es que no utiliza el sistema operativo del dispositivo, sino una máquina virtual propia de Java. De esta forma, su uso en múltiples dispositivos es posible.

Esta aplicación permite el uso de videocámaras, chatear, y más. Su uso actual, además de ordenadores y móviles, abarca los routers, cajeros automáticos, tarjetas de crédito, libros electrónicos, televisiones, consolas, etc…

Sin embargo, poco a poco, parece que está empezando a estar en desuso y, realmente, en nuestro ordenador, a menos que sea realmente necesario, no tenemos que instalarlo. Su principal adversario es la aparición del HTML5. Aún así, tardaremos bastante en saber si realmente puede ser una aplicación abocada a la desaparición o nos sorprende renaciendo nuevamente como un gigante. Solo el tiempo lo dirá.